La selección de waterpolo femenino busca otro baño de oro

La selección española femenina de waterpolo afronta en el Spaladium Arena de la localidad croata de Split el Europeo de la disciplina con ganas y opciones de defender la corona alcanzada en la edición previa del 2020 en Budapest. Lo que para otros podría ser motivo de ‘presión’ no parece así para las chicas de Miki Oca, que forman uno de los combinados más fiables del deporte nacional femenino en la actualidad. 

La carta de presentación es inmejorable ya que el equipo lleva ya años asentado en la élite de su deporte, cimentando con metal sus actuaciones. Desde que lograran la plata en Londres 2012, hace diez años, el plantel no ha bajado del séptimo puesto en ninguna competición internacional y ha conseguido medalla en ocho de los trece torneos relevantes disputados. 

Al margen de esa presea plateada en Londres, lograron el mismo trofeo en Pekín 2020 cayendo siempre en la final contra la poderosa Estados Unidos. Ese mismo combinado fue el que le ganó el partido por el título en el Mundial del 2017 en Budapest y en el del 2019 en Gwangju. No sucedió lo mismo en Barcelona 2013, cuando dejaron a las norteamericanas por el camino en cuartos y terminaron ganando un entorchado que hasta ahora es el más relevante de todos los conseguidos. 

En lo que respecta al campeonato continental, nadie pudo con ellas en las dos citas disputadas en Budapest en 2014 y la ya mencionada en 2020. Además consiguieron el bronce en Barcelona 2018. Ahora buscarán seguir aumentando su palmarés aprovechando la nueva oportunidad que se les presenta.  

Un futuro esperanzador para el waterpolo femenino

waterpolo femenino

De hacerlo perdurará en el tiempo la gloria de un grupo que además puede respirar tranquilo sabiendo que hay jóvenes capacitadas para recoger el testigo y su legado cuando algunas de las más veteranas den un paso a un lado. Si brillantes son los resultados de la absoluta, los de las inferiores no lo son menos. 

No hay que irse muy lejos, al pasado mes de julio, para ver a España conquistar en la ciudad israelí de Netanya el campeonato de Europa sub-19, revalidando el título con el que se alzaron en Funchal 2018. Por su parte la sub-17 ganó también la misma competición en 2017 y en 2019. A todo ello hay que añadir el Mundial sub-18 del 2018 y el sub-20 del 2021. Sumados hacen seis oros internacionales en cinco años. Hay presente y hay futuro.

Ir arriba