Retirada Sandra Sanchez

Sandra Sánchez, la leyenda de la sonrisa perenne, se retira

Hay deportistas que pueden presumir tras su retirada de un palmarés envidiable y repleto de títulos. Otros de que si bien las medallas les fueron esquivas, allanaron el camino para que futuras generaciones tuvieran más sencillo triunfar. Y luego hay casos como el de la karateca Sandra Sánchez, que ha sido capaz de aglutinar ambos logros durante una trayectoria a la que ha puesto fin habiendo alcanzado todo aquello que se le ha puesto por delante.

De haber trasladado sus triunfos a cualquier otra disciplina, Sandra sería considerada quizás la deportista más importante de la historia de España. Sin embargo, en un deporte como el karate ha tenido que luchar contra los elementos. 

Su carisma y su sonrisa eterna, su didactismo y su predisposición a estar dando la cara allá donde se le reclamaba, han ayudado a situar a su deporte en los medios de comunicación. Antes de ella apenas tenía espacio y tras su marcha queda la sensación de que ha conseguido uno pequeño desde el que crecer. 

Humilde fuera del tatami y ambiciosa dentro, no ha escatimado esfuerzo alguno para conquistar medallas y defenderlas luego en la jungla mediática. Y siempre transmitiendo disfrute en cada cosa que hacía, un optimismo contagioso que era creíble cuando luego se convertía con recurrencia en hazañas deportivas. 

EL ORO MÁS EXCLUSIVO 

La karateca Sandra Sanchez

Porque desde 2015 Sandra ha ganado al menos una vez casi todo lo que se podía ganar. Campeonatos de España, Campeonatos de Europa, Campeonatos del Mundo, Pruebas de la Premier League en diferentes países y, sobre todo, un oro que todo karateca ansiaba y que a día de hoy solo tiene ella. 

El privilegio de ser la única campeona olímpica en la modalidad de kata femenina, algo que consiguió en Tokio 2020, es su joya de la corona. Un entorchado exclusivo que, pese a que la convierte en alguien especial, le encantaría que estuviera al alcance de otras personas. Esa es quizás la única cuenta pendiente que deja la manchega tras de sí, ver su disciplina asentada en los Juegos. 

Nunca antes de esa cita prevista para el 2020 y celebrada en el 2021 el karate se ganó el derecho de colarse entre los deportes invitados a la gran fiesta. Y una vez que consiguió entrar, ha vuelto a ser expulsado a las primeras de cambio. El inmenso paso dado en tierras niponas no ha servido para que en París se vuelva a apostar por él, pese a que Sandra ha hecho todo lo que ha estado en su mano para que repitiera. 

Ahora, desde fuera, batallará a buen seguro con todas sus fuerzas para recuperar lo que se ha perdido. Y trabajará para que perdure su legado y otras jóvenes se animen a seguir sus pasos. Sandra ha hecho mucho, pero su tenacidad le va a llevar a hacer mucho más. 

Ir arriba