TORMENTA DE MEDALLAS PARALÍMPICAS EN LA PISCINA DE MADEIRA

El Complejo Acuático de Madeira fue el escenario de una nueva exhibición de la natación paralímpica española femenina, que regresó del Mundial celebrado en tierras portuguesas con cinco oros, ocho platas y diez bronces. Un bagaje espectacular que no hace sino dar continuidad a la excelente línea que las nuestras llevan siguiendo desde hace tiempo. 

De todas las participantes de la delegación que llegó procedente de España la más destacada fue Marta Fernández. La abanderada en la ceremonia de clausura de Tokio se colgó al cuello dos preseas doradas, una plata y un bronce; siendo de esta manera la única que repitió en lo más alto del podio. 

También lograron terminar por encima de todas sus rivales otros dos valores seguros como son siempre Nuria Marqués y Michelle Alonso, que siguen engrosando un palmarés internacional que ya de por sí es bastante abultado. Ninguna de ellas consiguió sin embargo tantos metales como Sarai Gascón, ganadora de dos platas y tres bronces para un total de cinco. 

Una menos, cuatro, las mismas que Marta Fernández, cosechó María Delgado. La aragonesa no logró traerse de vuelta un oro pero sí que acumuló dos platas y dos bronces que hacen honor a su buena participación. El éxito de cosechar dos segundos puestos no fue sin embargo patrimonio exclusivo de Gascón y Delgado ya que también Marian Polo alcanzó ese éxito. 

EL FUTURO PARALÍMPICO EN NATACIÓN ESTÁ GARANTIZADO

En el caso de todas ellas hace tiempo que dejaron de sorprender sus logros, ya que vienen repitiéndose en el tiempo en competiciones continentales e intercontinentales. Lo satisfactorio para España es que si bien parece que nada de eso vaya a cambiar en el corto plazo, hay talento suficiente emergiendo por detrás. 

Así, este Mundial ha sido el de la presentación en sociedad de Anastasiya Dmytriv. Figura de sobra conocida para todos aquellos que vienen siguiendo las categorías inferiores, su confirmación ha llegado al conquistar un oro, una plata y un bronce. Lo meritorio es que esos registros, que muchos deportistas persiguen durante toda su vida sin conseguirlos, ella los ha alcanzado con tan solo trece años. 

Cinco más, la mayoría de edad recién cumplida, tiene Nahia Zudaire. En su caso tres fueron las medallas, todas de bronce, que agrandan el bagaje de un joven que parece crecer en cada evento al que va y que lleva ya años reivindicándose como la gran promesa de su disciplina a nivel nacional. Todas ellas, más las que se fueron sin medalla y las que están por venir, forman un equipo temible que no baja el listón. Ha habido pasado, hay presente y habrá futuro en la piscina. 

Fotos: Twitter Comité Paralímpico Español

Ir arriba